El intendente Roberto Palacio acompañó  a los Veteranos de Malvinas durante el izamiento de la bandera nacional

El intendente Roberto Palacio acompañó  a los Veteranos de Malvinas durante el izamiento de la bandera nacional

El acto se llevó a cabo ayer martes, por la mañana, en el Bosque de la Gloria, dentro del predio Héroes de Malvinas. Mucha gente acompañó a nuestros veteranos. Emotivo discurso del doctor Daniel Vilariño

 

Esta mañana, a primera hora, varios cientos de suarenses se dieron cita en el Parque Héroes de Malvinas para acompañar a los Veteranos de la Guerra en el izamiento de la bandera nacional en el mástil erigido en el Bosque de la Gloria.

Allí, luego de la emotiva convocatoria del locutor Marcelo Castorina, los veteranos, el intendente Roberto Palacio y muchos miembros de su gabinete y público en general, más representantes de distintas instituciones, realizaron el izamiento con gran respeto, emoción y patriotismo, mientras sonaban en el ambiente la Diana de Gloria y la Aurora.

“Hoy afirmamos que la historia de una Nación es plasmada en el papel de los recuerdos con la tinta de la vida sus hombres” afirmó el locutor, quien enfatizó que “desde hace 37 años la historia camina entre todos los argentinos, de nuestros Veteranos de Guerra tenemos sus testimonios, sus relatos, sus experiencias, como archivo de hoguera, lo que nos indica que lo que comenzó el 2 de abril de 1982 no dio como resultado un homenaje a un soldado desconocido, sino que sabemos quiénes son, sabemos bien quienes fueron”.

Luego de entonarse con fervor las estrofas de nuestro Himno Nacional, dejó su mensaje el vecino David Stroman y luego el doctor Daniel Vilariño señaló: “recibí estos últimos días un video donde un reconocido neurólogo Argentino muy mediático citaba a Gabriel García Márquez, colombiano Premio Nobel de Literatura quien decía que" la vida no era como la vivíamos sino como la recordábamos para contarla"

“Cada vez que recordamos algo lo recreamos. La memoria no es un compartimento estanco.

Y el 2 de abril es una buena oportunidad para recrear Malvinas, para mirar Malvinas, para reconocer a sus héroes, entender a los excombatientes, a los veteranos y sentirnos orgullosos de los valores que se jugaron: la valentía, el coraje y la capacidad de servir”

Prosiguió señalando el médico neurólogo que “voluntaria o involuntariamente, consciente o inconscientemente, con convicciones o por imperio de las circunstancias... pero lo hicieron, dejaron sus vidas, y hay testimonios en las fotos y en cada uno de los que están acá y a lo largo de nuestro territorio”.

Vilariño destacó que “los veteranos constituyen una colectividad también como lo constituyeron los inmigrantes que vinieron a fines del siglo 19. Los ex combatiente tienen puntos de vista, una cosmovisión, lazos, tienen lealtades, tienen solidaridad que los constituyen en una colectividad”.

“Julio Mafud” refirió más adelante, “en un libro que se llama "El desarraigo argentino" dice que para sentir arraigo una persona necesita territorio, familia y el abrazo social. Yo creo que un poco de abrazo social a los veteranos les debemos para que sientan que forman ya parte de nuestra raíces”.

“Somos raíces permanentes decía José Martí. Nosotros tenemos que meter con fuerza la raíz de Malvinas en nuestra identidad” enfatizó el orador, recordando que “la Asociación Española de Coronel Suárez es un asociación más de los tantos inmigrantes que arribaron al país; no es ni la mejor ni la única pero si es pionera en Coronel Suárez”.

“Vamos a cumplir 125 años. Por las venas de muchos Suarenses circula sangre de aquellos que vinieron, se acercaron y bajo lazos de lealtad y solidaridad ayudaron a sus compatriotas. Hoy no estamos para cobijar inmigrantes, estamos para ayudar y acompañar a los suarenses, por eso quisimos estar presentes en éste acto del Día de los Veteranos a través de ésta placa que vamos a entregar y de un gran abrazo que los haga sentir que forman parte de las raíces de nuestra identidad nacional” culminó muy emotivamente el doctor Vilariño.

Acto seguido el doctor Rubén Luis Brodsky presentó y agradeció la donación de una hermosa y sentida obra plástica donada por Guillermina Victoria. El Veterano de Malvinas, luego dejó su mensaje, haciendo especial hincapié en los hechos de la posguerra, tan callados y tan necesarios de ser conocidos por la comunidad sosteniendo que “la primera baja de la guerra, es la verdad. Hay ocultamientos, hay entrelaces facciosos, hay mentiras, aparecen personajes que nunca estuvieron, películas horribles como las que se hicieron, apoyadas por grupos económicos e intereses espurios detrás. Y en consonancia con eso, y al principio de todo, una asociación entre el primer gobierno democrático y un grupo de las fuerzas armadas, que eran muy amigos, a la hora de parar con el golpismo permanente, decidieron terminar con eso. Pero, conjuntamente con eso, favorecer la democracia –con lo que estamos totalmente de acuerdo, la abalamos y apoyamos-, también nos incluyeron a nosotros.

Dentro de ese grupo de lucha, de poder, de golpes, y todo se mezcló. Vinimos de la guerra, nos hicieron entrar por la puerta de atrás, nos escondieron. Muchos de los soldados más chicos que yo, tuvieron que firmar documentos en donde ellos certificaban que callaban la boca durante diez años, aproximadamente, de lo ocurrido. Hubo presiones, dentro de las fuerzas armadas, se separaron a los veteranos de guerras entre sí, distribuyéndolos en distintas unidades para callarlos. Todo eso, potenciado por el deterioro nuestro moral, intelectual, afectivo, la soledad en que vivimos, hizo que se potenciara toda esta cuestión de la pos guerra, cosa que a todos nos hizo hace mucho daño. La guerra terminó hace 37 años, pero la guerra, continúa”.

Luego Brodsky enfatizó “Hubo 649 muertos en la guerra. Es un número cierto. Pero ahora tengo fríos números que habría que comprobar, pero hay 750 de nuestros camaradas que terminaron suicidándose, que no pudieron soportar el peso de los recuerdos. Muchas veces me ha pasado -y le debo todo lo que soy a mi mujer y mis hijos, el poder soportarme, tolerarme-, yo me iba a caminar lejos, dejaba mi casa y me iba. Esa era parte de la frustración que yo sentía. Después me di cuenta que todos mis compañeros sentían lo mismo. Hoy, gracias al apoyo de todos ustedes que están empezando a escuchar, a sentir, a ver lo que realmente pasó de nuestras bocas, nos sentimos queridos, apreciados y protegidos. Decirles que sentimos cada vez más el abrazo cálido de todos ustedes. El día de hoy, que es el día del veterano de guerra y sobre todo el recordatorio de nuestros muertos, en nombre de ellos, que no tienen voz, les estoy eternamente agradecido. Hoy es el día de la patria, y les agradecemos esta presencia”.

Ya finalizando el acto, se destacó que “en este 2 de abril renovamos la súplica que brota llena de esperanza para que encontremos los caminos y las soluciones para garantizar la soberanía de nuestras Islas, por las instancias del diálogo y por caminos de paz”, resaltándose: “sigamos el ejemplo de estos Patriotas, de estos héroes de Malvinas, recordemos el valor de estos hombres abrazando todos juntos esta causa nacional que debe unir a todos los argentinos, porque Malvinas debe ser definitivamente una causa de todos y no debe saber de olvidos”.

Antes de encaminarse hacia el lugar donde se encuentra entronizada la imagen de la Santísima Virgen bajo la advocación de la “Reconquista y defensa de la ciudad de Buenos Aires”, donde se escuchó un profundo masaje del padre Alejandro Guidobaldi sobre la necesidad de tener memoria pero no anclarse sólo en el pasado, los asistentes al acto entonaron la Marcha de las Malvinas, ejecutada por la Banda Municipal Bartolomé Meier, dirigida por Natalia Erroitzarena.